Diseño de Trono

Diseño: Alejandro Martín Caballero

Comienza el autor describiendo el frontal del canasto, en el que resalta la capilla central. En ella encontramos un nicho en forma de arco de medio punto, coronado por una vieira y franqueado por dos columnas a cada lado con fuste de forma helicoidal, conocidas como salomónicas o entorchadas y en las que la ornamentación pronuncian su forma siguiendo el movimiento. Estas las ha utilizado de apoyo para un friso sin ningún tipo de ornato para que no resulte opresivo el dibujo en su totalidad, pues solo lleva una línea incisa a modo de marco y así manejar la luz y la sombra además de cumplir la función de unir las dos columnas.

La Capilla es coronada en la parte superior por un remate ornamentado en el que juego deliberadamente con entrantes y salientes que intensifiquen el contrate entre claros y oscuros, recortado con sinuosas curvas buscando sensación de animación y movilidad. La capilla será concluida con un relicario representando “LA LUZ” advocación de la titular y recordarnos triunfo de la Eucaristía.

A los laterales de la capilla se extiende la ornamentación con roleos de acanto y dibujos amplios que se intercalan entre las pilastras, adaptándose a la forma y silueta de la misma. La orfebrería irá sobre planchas de acetato con imitación de carey; pues teniendo en cuenta la hora de salida de la asociación, que es por la tarde, este actuará a modo de “vidriera” jugando con las transparencias y la luz de la tarde, tomando así una importancia que perderá conforme vaya atardeciendo. Será entonces cuando tomará protagonismo la plata y el carey pasará desapercibido.

 

Se utiliza también el carey ya que por sus tonalidades nos recuerda a la representación de “El purgatorio” y el fuego purificador, además de envolver el color e integrar la plata con las esculturas policromadas y cartelas.

Con ornamentación simétrica; La mirada se va hacia las llamadas pilastras, que rompen la horizontalidad del canasto, aportando un punto de esbeltez y verticalidad. De contornos y perfiles rotos, destacando sobre la calma de la superficie lisa cargada del trabajo ornamental estético escogido, crea módulos ornamentales en los que se introduce un cuadrifolio con las letanías de la Virgen pintadas.

Las pilastras también son un recurso que se utiliza en los espacios donde irán lo varales del palio, y de esta manera integrar totalmente el varal con el canasto y prolongarlo.

Las cartelas vienen coronadas en el frontal por medallones a modo de dosel, rompiendo la rectitud de la cornisa con hojarascas, que bordea la parte superior e inferior del canasto.

El lateral es una prolongación del frontal, desapareciendo algunos elementos en su ejecución: la capilla portará una columna en vez de dos a cada lado, así como desaparecerá el remate sobre los cuadrifolios o cartelas.

Para terminar con el canasto: La base de la mesa del palio será ochavada, es decir: la planta del trono aparecerá con el vértice cortado, y se introducirán en ellas capillas en las que irán animas del purgatorio a modo de remate, y recordando la advocación de la titular “Luz y Ánimas”: la parte baja de las esquinas irá ochavada mientras la parte superior terminará en saliente con un medallón u esquinero.

 

Las ánforas:

Las jarras nos recuerdan a los pináculos barrocos. La forma nace de un pie oval sobre el que se acumulan formas mixtilíneas con entrantes y salientes. La mayor ornamentación se encuentra en el cuerpo central de la ánfora donde el dibujo se sitúa al rededor de un grutesco, elemento típicamente barroco y que el autor utiliza para representar el pecado, motivo principal de la presencia de las almas en el purgatorio.

El candelabro de cola:

En la misma línea que las jarras, pero con pisos que parten de una base ochavada y con la variante de tener incrustaciones de carey “a juego” con el canasto, es esta desde donde florecen los brazos superiores del candelabro.

Teniendo en cuenta que su función no es otra que iluminar la trasera del trono, así como el manto, se introduce un farol que corona toda la composición, para con ello iluminar toda la espalda de la Virgen e iluminar el techo con las 3 tulipas que nacen desde el mismo punto.

Volviendo a la base del candelabro: en ésta se enrosca un dragón del que parten siete puntos de luz mediante roleos con nudos intercalados y culminados en tulipas, que tienen la función iluminar el manto.

Para realizar los candelabros el autor se inspiró en el capitulo 12 del apocalipsis, donde se nos recuerda “Que Entonces el dragón de siete cabezas se llenó de ira contra la mujer coronada de estrellas; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo “.

 

gallery/frontal
gallery/ánfora
gallery/candelabro